Entertainment

Asalto al Capitolio: ¿Qué evidencia hay contra Donald Trump? – EE. UU. – Internacional

Once meses después de investigar la toma violenta del Capitolio el 6 de enero de 2021, una comisión de la Cámara de Representantes -integrada por siete demócratas y dos republicanos- comenzó esta semana a presentar sus conclusiones sobre lo que desde entonces se recuerda como uno de los más traumáticos. (y peligrosos) momentos de la historia estadounidense.

(Le puede interesar: Donald Trump perdonará a quienes asaltaron el Capitolio si regresa al poder)

En la noche del jueves, en una audiencia transmitida en vivo por la mayoría de los canales de televisión (excepto Fox), sus integrantes dieron una especie de resumen de los resultados y el preámbulo de lo que verá el país en el futuro, en el transcurso de otras seis reuniones programadas. por lo que resta de junio.

(Le puede interesar: Estados Unidos atribuye el asalto al Capitolio a graves fallas de inteligencia)

Y aunque su efecto en un clima polarizado como el actual es incierto, legisladores aclararon que lo ocurrido no fue más que un intento de golpe de Estado iniciado varios meses antes y cuyo artífice fue el expresidente Donald Trump.

Para demostrarlo, dijeron, entrevistaron a más de 1.000 personas, incluidos ex funcionarios de su administración, militares en activo e incluso miembros de su propia familia, y recopilaron cientos de documentos incriminatorios.

“El presidente llamó a la multitud, la organizó y luego encendió el fósforo para el ataque. Y cuando un presidente no toma las medidas necesarias para preservar nuestra unión o, peor aún, provoca una crisis constitucional, enfrentamos un momento de mayor riesgo para nuestra república”, dijo la republicana Liz Cheney, panelista e hija del exvicepresidente Dick Cheney. .

Donald Trump

El expresidente estadounidense Donald Trump.

También hubo testimonios dramáticos de dos policías que casi pierden la vida tratando de defender a congresistas y asesores que tuvieron que esconderse.

Según el representante, Trump no solo allanó el camino a sus seguidores con informes falsos de un fraude electoral inexistente, sino que utilizó todo el poder de la presidencia para impedir el ascenso de Joe Biden, quien lo derrotó en las elecciones de noviembre. 2020.

Parte central de esta primera audiencia fueron nuevas imágenes y videos inéditos de la sangrienta toma, que cobró la vida de 5 personas y dejó el Capitolio semidestruido.
Un esfuerzo consciente para reenfocar al país en un hecho que sucedió hace casi un año y medio y que se ha disipado con los meses.

También hubo testimonios dramáticos de dos policías que casi pierden la vida tratando de defender a miembros del Congreso y asesores que tuvieron que esconderse para evitar un encuentro directo con una multitud que buscaba al vicepresidente Mike Pence para “colgarlo” así. como para no impedir la certificación de la victoria de Biden.

“He visto a compañeros con la cara ensangrentada, yo mismo me he resbalado en la sangre. Fue una carnicería”, dijo Caroline Edwards, una de las policías del Congreso.

Del mismo modo, extractos de un documental filmado por un hombre que se infiltró en grupos de extrema derecha como Proud Boys y Oath Keepers, donde está claro que la toma del poder fue planeada en detalle, y no una protesta que se salió de control, como querían algunos presentes- y que estaban convencidos de que actuaban por orden directa del presidente republicano.

Asalto al Capitolio de los Estados Unidos

Los manifestantes a favor de Trump ocupan los terrenos del frente oeste del Capitolio de los Estados Unidos, incluido el escenario de apertura y las plataformas de observación, en Washington, DC, EE. UU., 6 de enero de 2021

Foto:

EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS ATENCIÓN

Dejé en claro que no estaba de acuerdo con la idea de decir que las elecciones habían sido robadas y circular información que, como le dije al presidente, era pura mierda (sic)

Como aperitivo de lo que se verá esta semana, la comisión presentó un fragmento del testimonio del abogado William Barr, designado por Trump y hasta entonces uno de sus más leales defensores, en el que asegura que renunció en diciembre de 2020 porque el El presidente insistió en aferrarse fraudulentamente al poder.

“Dejé en claro que no estaba de acuerdo con la idea de decir que las elecciones fueron robadas y circular información que, como le dije al presidente, era pura mierda (sic)”, dijo Barr.

Y también otra entrevista que les concedió Ivanka Trump, la hija del expresidente, en la que admite que compartía y aceptaba el concepto del Departamento de Justicia sobre la transparencia de los resultados electorales.

Ambos testimonios formarán parte de la audiencia de mañana cuyo eje será, según los miembros del comité, demostrar cómo Trump intentó “robar” las elecciones a pesar de que sabía que las perdía.

Según Cheney, el expresidente no solo hizo caso omiso de los fallos de cerca de 50 tribunales del país, que desestimaron sus acusaciones de fraude por la ausencia absoluta de pruebas, sino también de miembros de su propia campaña que le dejaron claro que había perdido.

El miércoles, los miembros se centrarán en los “esfuerzos corruptos” de Trump para reemplazar a los altos funcionarios del Departamento de Justicia con miembros de su círculo íntimo para que luego anunciaran una investigación por fraude que les permitiría frenar la certificación de Biden en estados como Georgia y Arizona. Una idea que abandonó cuando todos amenazaron con dimitir en masa.

Asimismo, sobre la presión ejercida contra los funcionarios estatales para modificar los resultados, contra el vicepresidente Pence por no aceptar la certificación de los resultados en la sesión del 6 de enero y sus maniobras en coordinación con los legisladores para reemplazar a los delegados oficiales por delegados. votarlo cuando se reúna el Colegio Electoral para confirmar los resultados electorales.

Y el jueves, durante la última sesión prevista para la semana que comienza, el foco estará en los hechos concretos del 6 de enero y en cómo Trump convocó a grupos de ultraderecha y luego ignoró durante horas las demandas de los diputados, miembros de su familia. , y concejales, a retirarse a pesar de la gravedad de los hechos que presenció en vivo y en directo.

Asalto al Capitolio de los Estados Unidos

Partidarios del presidente de los Estados Unidos, Trump, frente a las cámaras del Senado después de violar la seguridad en el Capitolio en Washington, DC, Estados Unidos, el 6 de enero de 2021.

Foto:

EFE/EPA/JIM LO SCALZO

Según Cheney, tienen documentos que muestran que sus asesores de la Casa Blanca consideraban a Trump fuera de control y “demasiado peligroso para dejarlo solo”. También gritó insultos a quienes le pidieron que interviniera y quienes, por el contrario, aplaudieron la violencia de los manifestantes.

“Consciente de que la mafia quería linchar a Mike Pence, Trump respondió: tal vez nuestros seguidores tengan razón. Pence se lo merece”, dijo la congresista republicana.

El jefe de las fuerzas armadas, el general Mike Milley, también dirá que la orden de enviar miembros de la Guardia Nacional para salvar el Capitolio vino de Pence, y no de Trump, a quien pertenecía como comandante en jefe.

Las otras tres audiencias están programadas para la semana del 20 de junio., pero su contenido aún no ha sido revelado. De igual forma, miembros de la Comisión dijeron que la investigación no ha terminado y continuará por varios meses.

A pesar de su fuerza, muchos dudan de que las audiencias tengan un efecto político profundo. Aunque hubo una condena bipartidista absoluta poco después de la toma del poder el 6 de enero, desde entonces muchos en el Partido Republicano normalizaron el incidente.

Asalto al Capitolio de los Estados Unidos

Partidarios del presidente de los Estados Unidos, Trump, en la Rotonda del Capitolio después de violar la seguridad en el Capitolio en Washington, DC, Estados Unidos, el 6 de enero de 2021.

Foto:

EFE/EPA/JIM LO SCALZO

El propio Comité Nacional Republicano lo ha llamado “discurso político legítimo” y más de la mitad de sus votantes cree que fue un esfuerzo patriótico para defender sus libertades. Incluso la gran mayoría de los políticos de esta comunidad hoy repiten como verdaderas las mentiras del fraude electoral y se ha convertido casi en una prueba de pertenencia para negar la victoria de Biden.

Pero como escribe David Leohard en el New York Times, las audiencias no serán un esfuerzo inútil.

Al menos el 20% dentro del partido, según una encuesta reciente de CBS, cree que el ataque fue un intento de derrocar legítimamente a un gobierno electo, y casi el 40% cree que no hubo fraude.

“Si los votantes republicanos están divididos sobre esto y la mayoría de los demócratas están horrorizados, los políticos que intentan normalizarlo son una minoría. Aquellos que basan sus campañas en el fraude electoral hoy tendrán dificultades para ganar elecciones en estados competitivos y los esfuerzos futuros para tratar de robar la elección tendrán menos posibilidades “, dice Leohard.

Por lo tanto, para este autor, el propósito de las audiencias es mucho más profundo. “Son parte de una lucha por el futuro de la democracia. Es posible que los estadounidenses nunca estén de acuerdo en temas controvertidos, como el aborto, las armas, la inmigración o la religión. Pero si no estamos de acuerdo en que el ganador legítimo de una elección es quien debe asumir el cargo, y si los perdedores se niegan a participar en la transferencia pacífica del poder, entonces estamos en problemas”.

SERGIO GÓMEZ MASERÍ
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington
En Twitter @sergom68

Otras noticias del mundo:

-Bolivia: Jeanine Áñez se declara no culpable en juicio golpista
-Rusia: así es el logo de la marca que reemplazará a McDonald’s en el país
-México: Miembros de la Armada vendían chalecos antibalas a delincuentes

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back to top button