¿Cómo frenar la crisis económica y deportiva que agobia al Deportivo Cali? reporte especial

Hace tiempo que las alarmas están en el Deportivo Cali. Si en diciembre y los primeros días de enero todo era alegría por la conquista de la décima estrella, siete meses después el panorama es preocupante tanto en lo económico como en lo deportivo.

Un pasivo que ronda los 92.000 millones de dólares y que amenaza la formación de una buena nómina, y un equipo de fútbol aún lejos del que ganó el Scudetto en diciembre, le obligan a tomar decisiones rápidamente para encontrar la luz en el final del mundo. el tunel.

“Desde 2018 no se han generado los ingresos esperados, y si a esto le sumamos la pandemia y que no se han tomado los controles en cuanto a gastos e ingresos, entonces podríamos decir que la situación venía. ¿Que hacer? Hay que tomar una decisión impopular y es vender el componente de fútbol a un grupo inversor. Es la única manera de salvar al equipo, sino perderemos los asientos que están en garantía”, dice el expresidente Fernando Marín.

Eso, eso de permitir la llegada de un inversor, ya se ha discutido en el Comité Ejecutivo como fórmula de ahorro ante la severa crisis económica.

De darse esta situación, las cosas cambiarían en el Deportivo Cali, pues comenzaría a funcionar como lo hace en América, Junior, Nacional, Millonarios y Tolima, clubes que cuentan con el apoyo de un grupo inversor o de un empresario.

El equipo ha llegado a unos niveles de endeudamiento bastante elevados y el fútbol no alcanza para saldar toda esa deuda. Veo que la única solución es vender fútbol y separar claramente la parte social”, dice otro expresidente de la oncena verdiblanca, Rodrigo Otoya.

Agrega que “si el Deportivo Cali no lo hace, será difícil salir adelante. La llegada de alguien que sepa de fútbol nos puede permitir dar estabilidad a toda la estructura que tenemos”.

Alfonso Muñoz, expresidente del Deportivo Cali y durante muchos años vinculado al instituto, destacó que lo primero que hay que hacer “es presentar a los acreedores un plan creíble para conseguir un refinanciamiento. Pero también hay que reducir gastos y reestructurar el equipo administrativa y financieramente”.

Muñoz destacó que “si vas a vender algo, primero debes valorarlo; pero aquí perdemos valor porque seguimos con el pasivo. Hay que buscar un socio estratégico”.

En cuanto a la solución deportiva, el veterano dirigente dijo que “hay que apoyarse en la cantera, que es la base del instituto. Cada vez que hemos sido campeones lo hemos hecho con un 70 u 80% de jóvenes. Si los jugadores jóvenes están razonablemente acompañados por jugadores experimentados, funcionan; pero si te lo tomas tan mal como ahora, es un problema”.

En cuanto a darle más protagonismo a la cantera, coincide Eduardo Franco, exdirectivo del elenco verde, quien expresa que “el Deportivo Cali debe volver a sus raíces. El éxito del equipo siempre está ligado a los ensayos con los jóvenes”.

Franco dice que “lo del fútbol hay que venderlo porque la deuda que tiene no se paga exactamente con lo que da el fútbol. Grandes equipos como Nacional, América, Junior, Millonarios y Tolima tienen grandes empresarios detrás y Cali no tiene esa solidez financiera. Hay que hacer algo pronto”.

En el mismo sentido intervino el accionista Germán Salcedo, quien fue más allá al decir que “también se habla de declarar la insolvencia, pero si Cali no respeta los acuerdos a los que debe llegar, la podría liquidar”.

Salcedo ha añadido que “tenemos que incorporar nuevo capital y tener un proyecto deportivo claro, que es lo que hoy no tenemos. Siempre hemos estado orgullosos de nuestra democracia, pero aquí también hay socios que ni van al estadio, y si la salvación es con nuevos capitales, es hora de hacerlo”.

Así de compleja es la situación del Deportivo Cali, un equipo que busca recuperar la magia en el fútbol y las certezas administrativas.
Encontrar la luz al final del túnel requiere mucha sabiduría, pero también el apoyo de todos: aficionados, socios, directivos y jugadores.

La asamblea del 11 de julio puede ser una buena ocasión, ojalá con más soluciones que problemas sobre la mesa.

¿Y el fútbol?

Incluso en el deporte, la situación es difícil. Los azucareros vienen de ser penúltimos en la liga anterior e iniciar con preocupación su periplo por la Copa Suramericana tras el triunfo 0-0 del miércoles en casa ante Melgar de Perú, que generó muchas críticas.

“Un equipo desordenado, jugadores fuera de lugar, irregulares y sin criterio para gestionar los tiempos del partido. Un entrenador que, desde la grada, exhibe una letra inigualable, la misma que saca a los micrófonos para invitar descaradamente a la afición a mirar para otro lado”, escribió en su blog Germán Salcedo, hincha y socio del Deportivo Cali.

Por su parte Rodrigo Otoya, expresidente, subraya que la situación es muy crítica: “Hace seis meses éramos campeones y ahora penúltimos, una pregunta extraña porque los equipos con los sueldos más modestos estaban por encima del Deportivo Cali. Sin duda, hay que revisar lo que está pasando”.

Los azucareros dejaron al chileno Sebastián Leyton, John Vásquez y Andrés Balanta, pero no pudieron fichar a Dayro Moreno, quien era el jugador esperado por la afición.

Germán Mera llegó como referencia, lo cual no es suficiente para ocultar la enorme preocupación que hay por el torneo que está por comenzar.

A ello se suma el cambio de entrenador sin siquiera empezar el campeonato, lo que llena de más incertidumbre el panorama verdiblanco.

Se vienen días clave para el futuro del Deportivo Cali. Los actuales directivos esperan, con el apoyo de aficionados y socios, realizar las gestiones necesarias y precisas que solicita el organismo.

Busco al nuevo tecnico

Directivos del Deportivo Cali continúan analizando diversas hojas de vida para definir el reemplazo del venezolano Rafael Dudamel.

Las opciones, dada la difícil situación económica del club, son pocas.
Máyer Candelo, Hárold Rivera y Pedro Sarmiento son los que más juegan, aunque no se descarta que otros nombres entren en escena por la cantidad de currículos y sugerencias de empresarios, llegados a los directivos de la fundición azucarera.

Candelo es sin duda el riñón del Deportivo Cali porque empezó jugando al fútbol con los azucareros y salió campeón. Su única experiencia como técnico fue con Cortuluá en 2019.

Rivera, por su parte, ha recorrido varios equipos, siendo el más reciente Independiente Santa Fe en 2021.

Sarmiento, por su parte, hace mucho tiempo que no dirige, pero tiene un título y un subtítulo con el Deportivo Cali.
Los gerentes se tomarán su tiempo para elegir.

La solución más viable

La cuestión económica, con pasivos que rondan los 92 mil millones de dólares, es el principal problema del Deportivo Cali.

Socios y exdirectivos consultados por El País aseguran que permitir la llegada de un inversor o un grupo sería lo más sano para la institución.

Ese inversor compraría el fútbol del equipo, que es el profesional y las canteras, y pasaría a controlar uno de los activos más importantes de la institución.

¿Qué significaría eso? Los cuales, además de saldar deudas, se harían cargo de salidas y contrataciones de jugadores, como sucede en clubes controlados por un grupo inversor, una familia o empresarios, como sucede en Millonarios, Tolima, Junior o Nacional.

Esto, si no existen condiciones diferentes exigidas por el Deportivo Cali, por ejemplo, al momento de cerrar cualquier negociación con el inversionista o inversionistas. Puede ser que el recién llegado deje todo en manos del Comité mientras se gestiona el equipo.

Leave a Comment