¿Cómo funciona un club argentino? Boca Juniors y su deporte amateur, la vida más allá del fútbol

La legendaria Bombonera, Diego Maradona, el tradicional y tanguero Caminito, la pasión de su gente y sus colores azul y amarillo, entre muchas otras cosas, distinguen boca Juniors entre clubes fútbol argentino.

Sin embargo, tanto la entidad xeneize como su tradicional contendiente —River Plate— y el resto de equipos de mayor o menor “importancia” son mucho más que participantes de la Primera División albiceleste o de los importantes torneos sudamericanos de los que salen muchos de los jugadores más talentosos del planeta. de.

En Argentina, estos clubes juegan un papel de liderazgo en una sociedad y un país donde los jóvenes enfrentan múltiples problemas a lo largo de su territorio.

“Desde sus orígenes, Boca ha sido de su gente y los clubes son parte de la infancia —Afirma Martín Mendiguren, presidente de Deportes Aficionados de la institución—; Yo era un niño y él iba de mi casa al club; Son lugares muy fuertes de contención.. En otras partes del mundo no tenían ese rol y si no puedes pagar una cuota estás fuera del sistema. Aquí el concepto es diferente.; creemos que el deporte es una herramienta sacar a los niños de la calletransmitir valores, colabora con tu futuro, abre tu cabeza para que puedan desarrollarse en la vida. Tenemos situaciones complejas ahí afuera y necesitamos darles un espacio a estas personas. Con el tiempo estar en la calle se ha vuelto algo complicado y los clubes deben tener ese rol para poder absorber a esos muchachos que hoy están en la calle”.

En Boca, entonces, no solo hay un equipo de fútbol que llena su estadio domingo tras domingo. Detrás hay muchos niños que empiezan a acercarse al deporte, que encuentran un sitio donde quedarse después del colegio y, por supuesto, que también aprenden a imitar a sus ídolos, tanto en el fútbol como en los muchos otros deportes que practica el club. . “Es que, lógicamente, somos Boca Juniors y competimos de manera federada además de las actividades recreativas”, Mendiguren fortalece. Y el hincha o hincha que se hace deportista tiene la misma hambre de gloria que quiere del equipo principal.

La vida detrás de los reflectores del fútbol: cómo se mantienen los deportes amateur

Como bien se mencionó en el momento de su presentación, Mendiguren está a la vanguardia del deporte amateur; es decir, los que no son profesionales. Junto a River, Boca es el club más poderoso de Argentina y gran parte de su millonario presupuesto va al equipo de fútbol, ​​que obviamente también es el que más ingresos genera.

Por lo tanto, ¿Cómo se sostiene la estructura detrás de los grandes vanos?

“Estamos trabajando en un momento económico complejo, estamos trabajando con el presupuesto de 2019, pero casi hemos duplicado los deportes y triplicado las disciplinas. queremos es que nuestro deporte amateur pueda ser autosuficiente o autosuficiente”, Mendiguren dice.

“Sin duda, el fútbol es lo más importante y lo que más mueve, y lo que genera nos permite apoyar mucho de lo que se hace. El gerente admite. Pero siendo Boca, también hay empresas importantes que quieren publicitarse en nuestro deporte; el departamento de Marketing trabaja muy bien y genera recursos; La parte que paga el afiliado también: hemos pasado de 900 a 3.000 afiliados en dos años y con una pandemia de por medio, con un contexto socioeconómico difícil. En este sentido, también se han iniciado gestiones con Municipios y Provincias que puedan convertirse en “anfitriones” para que los distintos equipos de algunos deportes puedan jugar como clubes en sus espacios. “Esa descentralización también es crucial porque tenemos fanáticos en todo el país”.

Este crecimiento motivó al club a seguir adelante: “La primera decisión que tomamos fue que todos los deportes debían ser para hombres y mujeres, algo que no existía señala Mendiguren. Próximamente inauguraremos una nueva cancha de hockey. La gente del barrio nunca ha tenido hockey ni tenis, porque son deportes caros; no puede ser que por una cuestión de precios la gente no pueda practicarlos. Entonces queríamos darle la impronta de nuestra gente, dar becas a los chicos… Firmamos un convenio muy importante para tener 4 nuevas pistas de tenis, pistas de pádel; todo en el espacio donde querían construir un nuevo estadio”. Con ello pretenden seguir aumentando la masa empresarial y llegar a los 4.000 deportistas.

Más allá de estos esfuerzos, el panorama muestra que se necesitará más para continuar el progreso. “El gran problema que tenemos hoy en día son las infraestructuras y los espacios. Más infraestructuras, más espacios, más deportes y más socios. Queremos ampliar el polideportivo, ampliar la caseta tanto por la parte trasera como por los laterales, lo que nos permitiría tener una nave y practicamente triplicar el espacio para poder desarrollar el deporte federado. Y con las manzanas nuevas queremos sacar las calles, cerrar todo el perimetro, las cuatro manzanas que tenemos, mas el polideportivo, nos gustaria cerrar todo y crear una especie de ciudad del deporte en la que también podamos desarrollar deportes urbanos en la calle como ciclismo, skate, patinaje… Y todo esto lo queremos hacer para que el presupuesto sea cero o positivo para el club, para que no uno en el futuro viene mañana y nos dicen el que quiera sacar un deporte porque genera pérdidas es un proyecto de 20 años”.

En este sentido existe una especie de “revisores permanentes”: los subcomités de cada deporte, que son aficionados autoconvocados que transmiten dudas, novedades y solicitudes de las distintas disciplinas.

TSN: —Y en estos 20 años, ¿qué plazos hay para construir algo similar o al menos para ponerlo en marcha?

Mendigar: —La economía del país es compleja. Imagina que todo el trabajo del club significa mucho dinero. Entonces, ¿te metes un poco en la dicotomía de decir “bueno, tanto dinero me gasto en crear una cancha para un nuevo deporte o lo ahorro para poder ampliar el polideportivo en el futuro? La idea es que al final de nuestro mandato hemos adelantado la propuesta para poder cerrar el polideportivo, que es obra de 1 millón y unos cuantos dólares, que no es menor. Hoy en dólares, en Argentina, endeudarse… Lo que no queremos es endeudarnos porque hoy tienes un dólar a 130 pesos, mañana a 200 y pasado mañana a 500. No podemos comprometer la economía, entonces lo que buscamos es generar con empresas, publicidad, canje y esos temas que Boca tiene fuerzas para hacer. Esperamos que al final de nuestra administración avancemos en esta dirección.

TSN: —Pueden pasar mil cosas en dos décadas, incluidos cambios de gobierno en el club. ¿Se puede convertir en una especie de “problema de Estado”?

Mendigar: -Sí. Es cierto que los argentinos tienen esa cosa de quizás (cambiar) porque hubo otros… Las cosas que son buenas para el club deben perdurar en el tiempo y las que son malas cambiarlas. Hemos venido a cambiar muchas cosas malas ya proponer cosas que creemos buenas. Entonces la pareja evaluará, en el momento de la elección, si volver a elegirnos o no, si lo hemos hecho bien o mal. Pero en la calle la gente nos dice que vamos por buen camino. En fin, aquí no importa si perteneces a un partido político, a un lugar oa un estrato social; cuando llegas a Boca, eres de Boca y ya.

Leave a Comment