En vivo: Guerra judicial argentina contra Cristina

los ley La guerra judicial en Argentina avanza a dos velocidades simultáneas: por un lado, se protege y absuelve a Mauricio Macri, y por otro, se intenta prohibir a Cristina Fernández de Kirchner de las elecciones del próximo año. De ninguna manera, pero sí con una sentencia rápida, televisada y lo más escandalosa posible, para luego obtener una sentencia definitiva que le impida postularse y condicione así las elecciones de 2023.

Este lunes, el fiscal Diego Luciani reanudó la audiencia para presentar cargos contra el vicepresidente argentino por presuntamente formar “una asociación ilegal” para defraudar al Estado durante su gobierno, en el caso conocido como “vialidad”. Esta fue la única acusación contra el expresidente en la que llegó a juicio oral.

Dada la falta de pruebas y fuerza legal para acusar, el “sentido común” fue la principal prueba presentada contra Fernández. En los tres años transcurridos desde este proceso, ningún contratista de obras o funcionario de todos los niveles de los sucesivos gobiernos ha podido proporcionar un elemento para creer que las ofertas eran falsas. Los testigos presentados por la fiscalía también negaron las alegaciones de la fiscalía.

Basta revisar los titulares de los principales diarios argentinos que, de antemano, preparan el terreno para la sentencia. Incluso diarios como El Clarín -que llevan años procesando a Fernández- transmitieron en vivo más de nueve horas de acusaciones, en una especie de transmisión en vivo de un fiscal que actuó como dijo en el pasado que actuaría. Se trata de preparar una historia, instalar una narrativa y dramatizarla para que sea prohibida, para que haga el ley un show en vivo La gente no se sienta a ver horas de ridículas acusaciones y se queda con el veneno de los titulares y tuits, que uno tras otro parecen no dejar lugar a dudas sobre la supuesta culpabilidad.

No es la primera vez que la justicia argentina se enfurece contra la política. Recordamos cuando en 2019 el juez Claudio Bonadio citó al expresidente a declarar en un solo día en ocho casos distintos por presunta corrupción durante su gobierno. Fue un hecho sin precedentes en los tribunales federales argentinos, un hito al que la propia Kirchner se refirió como “una especie de espectáculo cinematográfico continuo”.

los ley constituye una práctica violatoria de los derechos humanos que busca influir en los procesos electorales, la agenda política y la opinión pública. Lo mismo quieren hacer con Cristina Fernández de Kirchner y otros líderes políticos como la expresidenta Dilma Rousseff, quien tras ser destituida de su cargo de presidenta por juicio político, fue absuelta de cargos de corrupción; como el expresidente y ahora candidato presidencial Lula Da Silva, quien luego de casi dos años de prisión fue absuelto de cargos, incluido el de corrupción; como el expresidente Rafael Correa, juzgado y condenado por el delito de “influencia psíquica” y cuya prueba definitiva es un “préstamo” de $6.000; así como el expresidente Evo Morales, contra quien se fraguó un golpe de Estado acusándolo de fraude electoral.

Los medios y la justicia quieren una vez más la foto de Cristina en el banquillo de los acusados, como postal de inicio del período electoral en Argentina. Como no pueden vencerlos ni en las urnas ni en las calles, la práctica sistemática de ley se ha convertido en la principal herramienta de la derecha para prohibir a los líderes progresistas. Sin embargo, Lula, Evo y Cristina están de vuelta…

Daniela Pacheco

@Daniela PachecoM

Leave a Comment