Escucha a un gran intérprete en vivo


© 2022 por CC

© 2022 por CC

París, jueves 16 de junio de 2022.

Teatro de los Campos Elíseos. Recital de Sumi Jo. Obras de Gounod, Rossini, Donizetti, Korean Popular, Saint-Saëns, Massenet, Debussy, Bizet, Lecocq, Offenbach Lehar y Bellini. Sumi Jo (soprano), Florian Sempey (barítono), Ki-Up Lee (tenor) y Jeff Cohen (piano).

0.0005242

Grabar en disco o video es una cosa y la grabación directa es otra. siempre curioso por saber Como es (o como fue) tal o cual cantante o artista en vivo. Y esto, o lo escuchas, o te tienes que fiar de lo que dicen los que lo han oído.

Hace casi cuarenta años tuve la oportunidad de escuchar en directo a alguna que otra gran figura del mítico canto actual. Recuerdo ir a un recital de Birgitt Nilson – que ha mantenido todo su volumen, su fuerza dramática, sus agudos agudos y potentes y unos planos mágicos. Quizá ya no tenía fuerzas para cantar todo un Wagner, pero los dos fragmentos del Tristán que ofreció en aquel concierto son uno de mis mejores recuerdos como melómano.

También recuerdo haber asistido a un recital de victoria de los angeles. Hacía tiempo que se había retirado de los escenarios, pero seguía dando recitales. El programa, con temas clásicos de Falla y García Lorca, sorteó todas las dificultades. Pero llegamos a escucharlo en vivo, a darnos cuenta de su volumen en la sala, su estilo, su timbre…




En este recital sumi-jo Vine con un poco del mismo espíritu. No sabía en qué estado se encontraba uno de los grandes especialistas en pirotecnia vocal, pero me daba igual, lo importante era poder escucharlo en directo.

Elige el repertorio adecuado es bueno

De hecho, el timbre sigue siendo redondo, con un bonito vibrato que por desgracia ya está un poco fuera de control. Se supone que tenía una extraordinaria habilidad para aletear. Este ya no es el caso.

Sus agudos debieron ser, como atestiguan sus grabaciones, bien proyectados y de buen volumen. Hacía mucho calor esta noche. Y es que Sumi Jo en el recital de esta noche no optó por la facilidad.

Cierto es que no encontró enormes dificultades como las que afrontó con sorprendente facilidad en su vejez, el canto de Myosotis, las variaciones del Toreador y otras obras deliciosas llenas de trampas. Pero el hecho es que ya no está preparado para cantar el relativamente fácil “Je veux vivre dans ce rêve” del Romeo y Julieta de Gounodel dúo final de la tailandeses de Massenet o la famosa “Casta diva” de Regla de Bellini. Las combinaciones de colores eran toscas, los agudos eran cálidos, no había una composición real de carácter…

Lástima que no se decantó por un repertorio menos comprometido en el que hubiera brillado por otras cualidades que los años suelen respetar, como el famoso timbre, la delicadeza para abordar un determinado repertorio, la sabiduría en los ataques, la dicción. …

De todo lo dicho, apenas pudimos observar, en efecto, el bello timbre. Pero ni delicadeza, ni sabiduría, ni dicción (no se podía entender ni acariciar, ni en francés ni en italiano…). Compasión.

Y camaradas…

Al piano, con cuidado de tapar la diva en los pasajes en los que era mejor no hacerse oír, como ciertos agudos de la tailandesesJeff Cohen. Correcto.

Se embarcó en la aventura el joven tenor coreano Ki-Up Lee, (quien exhibió una hermosa voz en el famoso “Dein ist mein ganzes herz” de tierra de sonrisas de Lehar) y el barítono francés Florian siempre.

Tengo un problema con Florian Sempey. Cuando lo escuché por primera vez hace unos siete u ocho años, pensé que aquí teníamos un barítono joven fenomenal, con un rango amplio y mucha pegada. Y cada vez que la volvía a escuchar me parecía que estaba cada vez peor y peor y peor. No ha ganado en volumen, está bien, no todos los cantantes tienen que tener un volumen colosal. Pero entonces es mejor ceñirse al repertorio que se adapte a la voz. En cambio, Sempey se dedica a hacer grandes gestos, estirar las notas que cree que puede hacer alarde y gritar de vez en cuando para ofrecernos versiones realistas del Bizet de Rossini o lo que caiga en sus garras. Termina siendo irritante. Incluso si engaña a la mayoría de los participantes que lo aplauden furiosamente. De todos modos.

De todos modos, un gran éxito

Y es que esta noche el público, con una fuerte presencia de coreanos que acudieron a rendir homenaje a la diva y apoyar a la joven compatriota, hizo lo que tenía que hacer, es decir aplaudir y hasta dejar salir a algunos otros. Buen chico.

También estaban las autoridades en la sala. No me preguntes cuales porque no lo he descubierto muy bien. Pero sé que empezó con un discurso. Y ahí me dije que no era buena señal que el concierto hubiera empezado con un discurso.

Yo no estaba equivocado.

Leave a Comment