Reflexiones sobre el fútbol femenino

No habría nada más hermoso que una mujer que dice: “Viva el fútbol, ​​que tanto me representa”.

Acaba de finalizar la Eurocopa Femenina 2022 celebrada en Inglaterra. La victoria fue 2-1 para la selección inglesa frente a Alemania. El torneo sirvió como un buen foco publicitario y social para atraer más audiencia a la escena del fútbol femenino que ha sido tan ignorada. No es ningún secreto que puede generar más de un interés dentro de los medios y así atraer nueva atención.

Me resulta difícil hablar de fútbol femenino sin sentir grandes emociones. Llevo 31 años ininterrumpidos viendo fútbol sin parar y de todas las categorías, países y condiciones. Y los 80 e incluso principios de los 90 aún están frescos en mi mente, cuando el fútbol femenino “no existía”, y el fútbol era tan machista, que un comentario de una mujer sobre un partido, partido o jugadora en concreto, le respondían con burla y ridiculización. Sus ideas nunca fueron consideradas correctas. Y lamentablemente fueron ignorados, inmediatamente les dijeron: “ustedes no saben esto”. Yo lo viví y no fue en la prehistoria, sino hace tan solo tres décadas.

Hoy en día ver a las mujeres no solo poder calzar botas de fútbol y jugar con total naturalidad, es maravilloso. Para mí ya es genial poder hablar con cualquier mujer y preguntarle, ¿qué te parece esta firma? ¿Cuál es tu opinión sobre este juego/juego/jugador en particular? Qué bendita libertad poder disfrutar del mayor espectáculo del mundo, sin miedo a esconderse.

Sé que esto está pasando en Europa y que en muchas partes del planeta hay mucho por hacer en esta “democratización” del fútbol, ​​no solo en el terreno de juego, sino a nivel de libertad social que sustenta este deporte.

El fútbol femenino merece todo mi apoyo. He estado en varios partidos de fútbol femenino y es igual de divertido que el de hombres, siempre y cuando te quites los complejos y no pienses en las discusiones que los han desvirtuado. Una querida familiar me decía que el fútbol femenino no puede ser por el control del balón en el pecho, otras dicen que cuando tienen la regla pues… Sin comentarios.

Seré muy honesto con mi opinión sobre el fútbol femenino en este punto. Con suerte, en una década o menos, estará al mismo nivel que el macho. Conozco a miles de futbolistas actuales e históricos, sin embargo, y pido disculpas, no sé ni 50 nombres de futbolistas profesionales… Y no soy el único.

Y lo que yo sé, maestros del periodismo deportivo que aún hoy, lo siguen viendo como si fuera un fútbol de categoría restringida y parecido a un circo. Porque lamentablemente, y es una realidad, para llenar los campos donde juegan las chicas tiene que haber precios muy bajos, entradas gratuitas e invitaciones a los abonados para que traigan a otra persona al estadio.

Ante la pandemia, la televisión y la publicidad apostaron por el proyecto del fútbol femenino. Pero cuando llegó el Covid, todo se paró. Y ahora la realidad es que muchos jugadores no les pagan y clubes con escasez en las instalaciones deportivas básicas.

Ojalá pronto sea igual en ambos géneros y esto sea un mal recuerdo. Porque no habría nada más bonito que una mujer que diga: “Viva el fútbol, ​​que tanto me representa”.

Leave a Comment